VETERANOS PERU ZARUMILLA 41 PAQUISHA 81 CENEPA 95 TERRORISMO 80-90

(La Captura del Siglo, caída de Abimael Guzmán, cabecilla de Sendero Luminoso)

 

El 17 de mayo de 1980, en la víspera de los comicios electorales, miembros armados de Sendero Luminoso quemaron ánforas electorales en el pueblo de Chuschi, en Ayacucho. Aquel fue el primer "acto de guerra" de Sendero Luminoso, tal como ellos lo denominaron. No obstante, los perpetradores fueron rápidamente aprehendidos, se llevaron papeletas de votación adicionales para reemplazar las quemadas, las elecciones procedieron sin mayores incidentes y el acto recibió poca atención en la prensa peruana.

 

Sendero Luminoso optó por pelear con el estilo enseñado por Mao Zedong. Abrirían "zonas de guerrilla" en las cuales puedan operar, echar fuera de estas zonas a las fuerzas estatales para crear "zonas liberadas", luego usar estas zonas como apoyo a las nuevas zonas de guerrilla hasta que el país entero se convirtiera en una gran "zona liberada". Sendero Luminoso también se adhirió a la directiva de Mao según la cual la guerra de guerrilla debía ser peleada fundamentalmente en el campo y gradualmente asfixiar a las ciudades. El 3 de diciembre de 1982, Sendero Luminoso formó oficialmente el "Ejército guerrillero Popular", su brazo armado.

 

Respuesta Estatal

 

Gradualmente, Sendero Luminoso hacía más y más violentos ataques a la Policía Nacional del Perú y el gobierno sintiendo la creciente crisis en los Andes, en 1982 Fernando Belaúnde Terry declaró el estado de emergencia y ordenó que las Fuerzas Armadas Peruanas terminaran con el lastre de Sendero Luminoso. Los derechos constitucionales fueron suspendidos por 60 días en las provincias de Huamanga, Huanta, Cangallo, La Mar y Víctor Fajardo. Más tarde, las Fuerzas Armadas crearían la zona de emergencia de Ayacucho.

 

Los grupos terroristas cometieron varias violaciones a los derechos humanos en el área donde tuvieron control, incluida la famosa masacre de Lucanamarca, durante el primer gobierno de Alan García cuando fueron asesinados agricultores indígenas.

 

Escalamiento del conflicto

(Actos TERRORISTAS que NO DEBEMOS OLVIDAR parte 1)

 

La reacción de Sendero Luminoso a la intervención de militares del gobierno peruano no fue dar pasos atrás, sino aumentar a su máxima expresión el nivel de violencia en el campo. Sendero Luminoso atacó por el método chino de la sorpresa y las emboscadas a la policía, militares y civiles que consideraba "enemigos de clase", a menudo utilizando métodos particularmente sangrientos para matar a sus víctimas. Estas matanzas, junto con la falta de respeto de Sendero Luminoso a la cultura andina tradicional de los campesinos que reclamaba representar, alejó a mucha gente de la sierra de Sendero Luminoso.

 

(Actos TERRORISTAS que NO DEBEMOS OLVIDAR parte 2)

 

Frente a una población organizada en autodefensa, el accionar terrorista de Sendero Luminoso comenzó a tambalearse. En algunas áreas los campesinos formaron patrullas anti-Sendero Luminoso, llamadas rondas campesinas. Generalmente estaban pobremente equipadas, a pesar de las donaciones de armas por parte de las Fuerzas Armadas; sin embargo, las guerrillas de Sendero Luminoso eran atacadas militarmente por las rondas.

 

(Actos TERRORISTAS que NO DEBEMOS OLVIDAR parte 3)

 

El primer ataque reportado de ese tipo ocurrió en enero de 1983 cerca de la ciudad de Huanta, cuando unas rondas mataron a 13 senderistas; en febrero del mismo año en Sacsamarca las rondas mataron a los líderes de Sendero Luminoso de esa área. En marzo de 1983 las rondas mataron brutalmente a Olegario Curitumay, uno de los comandantes del pueblo de Lucanamarca. Lo llevaron a la plaza del pueblo, lo apedrearon, lo acuchillaron, le echaron fuego y finalmente le dispararon. Como respuesta, en el mes de abril de dicho año, Sendero Luminoso entró en la provincia de Huancasancos y en los pueblos de Yanaccollpa, Ataccara, Llacchua, Muylacruz y Lucanamarca, donde mataron a 69 personas, mucho de los cuales eran niñas y niños, incluyendo uno que tenía solo seis meses de edad. También asesinaron a varias mujeres, algunas de las cuales estaban embarazadas. Muchos murieron por tajos de machete y a algunos les dispararon a corto alcance en la cabeza.  Esta fue la primera masacre realizada por Sendero Luminoso a la comunidad campesina. Siguieron otros incidentes, tal como el ocurrido en Hauyllo, en el distrito de Tambo, provincia La Mar, departamento de Ayacucho. En esa comunidad, Sendero Luminoso mató a 47 campesinos, incluyendo 14 niñas y niños en edades de cuatro a quince.

 

(Actos TERRORISTAS que NO DEBEMOS OLVIDAR parte 4)

 

A esta masacre sucedieron otras, como la ocurrida en Marcas el 29 de agosto de 1985.
Sendero Luminoso, cubría sus rangos por medio de la conscripción, Asimismo, Sendero Luminoso secuestraba niños y los obligaba a trabajar como niños soldados en su guerra.

 

Movimiento Revolucionario Túpac Amaru (MRTA)

En 1982 el Movimiento Revolucionario Túpac Amaru (MRTA) empezó su propio accionar terrorista contra el Estado peruano. El grupo se había formado por remanentes del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) en el Perú y se identificaba con los movimientos guerrilleros castristas en América Latina. El MRTA usaba técnicas que eran más tradicionales entre las organizaciones de izquierda de América Latina que aquellas de Sendero Luminoso. Por ejemplo, el MRTA usaba uniformes, reivindicaban la lucha por una verdadera democracia y se quejaban de abusos contra los derechos humanos por parte del Estado, mientras que Sendero Luminoso no usaba uniformes, aborrecía la democracia y rechazaba la idea de los derechos humanos.

 

Durante la época del terrorismo el MRTA y Sendero Luminoso entablaron combate entre ellos. El MRTA representó una parte menor en el accionar terrorista global, siendo declarado por la Comisión de la Verdad y de la Reconciliación como responsable del 1,5% de las muertes acumuladas a lo largo de toda esta etapa. En su mayor apogeo, se cree que el MRTA se compuso de solo unos pocos cientos de miembros.

 

Operación Chavin de Huantar

El 17 de diciembre de 1996, catorce miembros del Movimiento Revolucionario Túpac Amaru (MRTA), tomaron como rehenes a diplomáticos, oficiales del gobierno, militares de alto rango y hombres de negocios que asistían a la celebración del 63° aniversario del natalicio del Emperador de Japón Akihito, organizada en la residencia oficial del embajador de Japón en Perú, Morihisha Aoki.

 

Previamente para el asalto, uno de los rehenes, el almirante de la Marina de Guerra del Perú, Luis Giampietri, quien fue un experto en operaciones de inteligencia y comando, fue provisto de una radio miniatura y se le dieron instrucciones cifradas para que advirtiera a los rehenes diez minutos antes de que comenzara la operación militar y les dijera que se mantuvieran lo más lejos posible de los miembros del MRTA.

 

El 22 de abril de 1997, más de cuatro meses después del inicio de la toma, un equipo de 140 comandos peruanos, se reunieron en una unidad secreta ad-hoc que había recibido el nombre de “Chavín de Huántar” (en referencia a un sitio arqueológico peruano famoso por sus corredores subterráneos) donde montaron un asalto dramático sobre la residencia.

 

Tres cargas explosivas estallaron casi simultáneamente en tres habitaciones diferentes del primer piso. La primera explosión se ubicó al medio de la habitación donde estaba teniendo lugar el juego de fútbol, matando de inmediato a tres de los terroristas. A través del hoyo creado por la explosión y las otras dos explosiones, 30 comandos ingresaron al edificio a la caza de los miembros sobrevivientes del MRTA para detenerlos antes de que pudieran alcanzar el segundo piso.

 

Se realizaron otros dos movimientos simultáneamente con las explosiones. En el primero, 20 comandos lanzaron un asalto directo en la puerta de entrada para unirse a sus camaradas al interior de la sala de espera, donde estaba ubicada la escalera principal hacia el segundo piso.

 

En el último movimiento del ataque coordinado, otro grupo de comandos emergió de dos túneles que habían llegado hasta el jardín trasero de la residencia, ascendiendo rápidamente por las escaleras que habían sido colocadas para ellos. Sus tareas consistieron en hacer volar una puerta a prueba de granadas del segundo piso, por medio de la cual serían evacuados los rehenes, y hacer dos aberturas en el techo para poder matar a los miembros del MRTA en el segundo piso antes de que tuvieran tiempo de ejecutar a los rehenes.

 

Al final, los 14 terroristas del MRTA, un rehén (Dr. Carlos Giusti Acuña, miembro de la Corte Suprema, quien tenía problemas cardíacos preexistentes) y dos soldados (teniente coronel Juan Valer Sandoval y teniente Raúl Jiménez Chávez) murieron en el asalto.